Un salón de luz y de color

Cuando Natalia nos contactó porque había visto en nuestra tienda online una alfombra de Brita Sweden para su cuarto de baño, nunca se imaginó que acabaríamos desmontándole el salón y tirándole parte de la pared de la cocina. Así como lo lees, tenemos más peligro que un mono con vértigo. O como me decía mi abuela, Chatina a ti te va la marcha.

Y tal cual ocurrió.

Entramos por la puerta y nos sorprendieron para bien las calidades que tenía la vivienda, siendo un piso de nueva construcción. No es por infravalorar, pero las constructoras suelen racanear bastante en acabados, y al menos nunca había visto en uno de ellos, puertas más altas de lo habitual o suelos de travertino. Nos reunimos en el salón para ver las muestras que llevábamos de las alfombras y nuestra mente perversa ya empezó a trabajar ese espacio sin mencionar a Natalia absolutamente nada. Pero ella habló.

Natalia: Ahora que tengo un poco más de tiempo me gustaría acabar de decorar mi salón, poner una alfombra, unas cortinas y estores para frenar la luz que entra por el ventanal,… y oye durante el confinamiento, que he pasado mucho tiempo en casa, he visto que mi cocina no tiene casi luz, no veo mientras cocino, y que pena no aprovechar la luz del salón en la cocina.

Ya está. No hizo falta más.

Deleite: ¿Podemos ver la cocina? Dani saca el metro. 

Oye Natalia, ¿qué te parece si justo aquí abrimos un hueco de arriba a abajo para que entre la luz y hacemos un diseño de carpintería para que no se vea como simplemente un cristal? 

Natalia: Ah!, pues estaría muy bien. Pero, ¿qué hacemos con la puerta corredera de acceso al salón desde el recibidor? Pasa justo por dentro de ese tabique que queremos abrir. A mi no me gusta nada, yo la quitaría, pero mi marido prefiere mantenerla. 

Deleite: Bueno lo que podemos hacer es una puerta corredera a juego con el fijo y que pase por delante de él.

Barajamos distintas posibilidades empezando por la madera con cristales acanalados pero acabamos haciendo una carpintería de hierro con cristales transparentes.

 

 

Diseño puerta corredera de hierro a medida

Y de ahí parte este proyecto.

Seguimos hablando y le dimos la vuelta al salón. El comedor pasó a estar donde ahora estaba la zona de sofá y al revés. Mantuvimos algunos muebles ya existentes como el sofá, la mesa o las sillas del comedor, a las que cambiamos la tapicería que era gris marengo como el sofá, para aportar algo más de color.

Para enmarcar la zona del comedor pusimos un mural de pared abstracto en tonos rosas y corales y coordinamos con él las telas de las cortinas y cojines. Todos de confección. Fabricamos un banco para apoyar en la pared del mural y pusimos 3 sillas al otro lado de la mesa. De esta manera no perdíamos tanto espacio de paso entre el sofá y el comedor.

La mesa de comedor de color blanco la contrastamos con una lámpara más opaca y cálida realizada a medida por Peralta.

comedor con mural en pared y sillas mostaza

Detalle cortina de confección

Para la zona del sofá buscamos un mueble de tv en madera oscura que mantuviera la nobleza del suelo de travertino. Nos decantamos por un modelo de Punt Mobles en palillería de nogal. Además fabricamos una butaca de terciopelo a medida y situamos unas estanterías que hacen un guiño al diseño de la puerta.

Mueble tv Mal de Punt Mobles

Estantería y puerta de hierro a medida

 

Author: deleitedesign

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *