TETUAN MONOCROMATICO

Entrada Dormitorio mini piso Tetuán, Madrid

Tetuán Monocromático

José Antonio llegó de rebote, una casualidad que se cruzó en nuestras vidas. Desde el principio me resultó curioso como una persona totalmente ajena al mundo de la decoración se había decantado por pintar cada rincón de su pequeño apartamento en verde Celadón. Y no me refiero sólo a las paredes, sino también a las puertas, los rodapiés, radiadores y todo aquel objeto que se mostrara a su paso.

Me pareció sinceramente un valiente y una persona dispuesta a todo. Esta forma de enfrentarse a un espacio pequeño es un truco que pocos de los que nos dedicamos a esto nos atrevemos a trabajar. Requiere de un gran conocimiento del color, pero es una de las maneras más acertadas de ampliar visualmente y ganar interés.

Cuando los metros cuadrados se te echan encima, intentamos emplear pocos materiales, pocos colores, disimular los objetos que han de estar pero que no nos aportan, mucho mueble a medida, etc. en resumen pocas piezas pero muy bien escogidas.

Salón mini piso en Tetuán monocromático

Bueno pues después de la grata sorpresa y de conocer a José Antonio decidimos que teníamos que continuar trabajando esa paleta de verdes azulados en mobiliario pesado y destacar distintas piezas decorativas, textil y lámparas.

Para que te hagas una idea este mini piso debe tener unos 40m2 como mucho. Trabajamos sobre la entrada, el salón-comedor y el dormitorio, realizando el amueblamiento y la decoración de estas habitaciones. Es importante trabajar con los acabados (brillo-mate) y las texturas cuando nos movemos en una misma gama de color ya que levantamos estos coordinados sin tener que estar empleando otros materiales.

Otro tip a tener en cuenta es la utilización de espejos que engañan al ojo y que multiplican la luz. Por ello resulto clave su empleo en la entrada que se quedaba demasiado oscura.

Integración, versatilidad y diseño

A la hora de elegir las piezas nos decantamos por un sofá de terciopelo contrastado con una alfombra de lana, el modelo Onna de Normann Copenhagen. Todo ello acompañado de una mesa de centro en madera y cristal y unos pouf amarillos, que tienen doble función, apoyapiés y asiento para cuando vienen invitados.

Vista la gran personalidad de nuestro cliente escogimos una maravillosa obra de Joselu Montojo que además de integrar muy bien los colores, nos iba de perlas en nuestra selección de piezas clave.

Siguiendo por el mobiliario de salón, revestimos un mueble de Ikea que ya tenía nuestro cliente con unas puertas fresadas de Superfront, además le añadimos unos cantos y una tapa a juego, quedando así una caja mucho más interesante. A su lado situamos unas baldas de madera a medida aprovechando un saliente de la pared donde José Antonio pudiera colocar sus libros y objetos.

La mesa de trabajo, en la misma madera que las baldas y las patas de la mesa de centro, también hace de mesa de comedor pues se puede abrir horizontalmente y permite sentar hasta 6 comensales. La versatilidad de los objetos es fundamental en este tipo de proyectos.

Un dormitorio muy animado

El dormitorio aunque pequeñito tiene mucho encanto, se destacó el cabecero añadiendo unas molduras que además aportan verticalidad. Sobre esa inmensidad verde destacan distintos toques animales. La mona Juanita, aplique de Seletti,  o la lámpara Peces de Rue Vintage. Ambas junto a una planta colgante ya generan un fondo bastante interesante. Dentro de la casa vemos otras piezas divertidas como la mesa auxiliar con patas de avestruz situada en la entrada.

Dormitorio mini piso Tetuán, Madrid

 

 

Author: deleitedesign

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *